NORMAS GENERALES DE FUNCIONAMIENTO DEL INSTITUTO

Durante su estancia en el instituto los alumnos están sometidos a unas normas de convivencia que se recogen en el Reglamento de Régimen Interno.

EXÁMENES Y CONVOCATORIAS

La enseñanza en la formación profesional suele ser teórico-práctica, por lo que habrá exámenes de ambos tipos. Éstos suelen estar distribuidos por temas, actividades o evaluaciones, bajo el criterio de cada profesor.

Se entregará un boletín de notas al finalizar cada Evaluación, tres a lo largo del primer curso y dos en el segundo. Este sistema de evaluación es denominado evaluación continua, y significa que superadas todas las evaluaciones parciales se aprueba directamente el módulo correspondiente sin necesidad de acudir al examen de convocatoria ordinaria. De no ser así o si por alguna circunstancia el alumno no puede presentarse a los exámenes parciales podrá hacerlo en la convocatoria ordinaria y hasta en otras tres convocatorias extraordinarias, en ocasiones justificadas y previa petición se concede una convocatoria adicional llamada “convocatoria de gracia”

Las convocatorias se suceden automáticamente salvo que renuncies expresamente.

FALTAS

El máximo permitido habitualmente es el 15% en cada convocatoria, salvo que el alumno se encuentre trabajando y presente el correspondiente contrato de trabajo; también existen otros supuestos relacionados con su situación familiar.

La acumulación de faltas origina la pérdida del derecho a las evaluaciones parciales, en cuyo caso tendrá que examinarse de toda la materia en la convocatoria ordinaria correspondiente.

LIBROS Y MATERIALES, EPIS ETC

El alumno ha de adquirir por su cuenta todo el material curricular y los Equipos de Protección Individual necesarios para cada módulo.

Las listas correspondientes están publicadas en la web del Centro, ap. Campus fp.

NORMAS DEL DEPARTAMENTO

NORMAS DE SEGURIDAD

Los alumnos recibirán la formación específica en materia de riesgos antes de entrar a realizar prácticas en talleres con equipos peligrosos.

Además deberán superar un test de conocimientos para poder realizar dichas prácticas.

SEÑALIZACIÓN.

Los talleres se encuentran señalizados a la entrada con un panel que indica las normas básicas, obedece las indicaciones y la indumentaria de seguridad.

Las máquinas, herramientas o zonas de trabajo que requieren algún equipo de protección individual (EPI) especial o alguna instrucción específica, están indicadas en la señalización de ZONA DE TRABAJO y en las propias máquinas.

LIMPIEZA.

Los espacios de taller,  se limpian con los grupos de alumnos de los ciclos formativos de Fabricación Mecánica.

Tras cada módulo se procede a la limpieza de los espacios utilizados, incluso si se vuelve a utilizar el mismo espacio para el siguiente módulo, esto incluye barrer el suelo, limpiar y ordenar las máquinas y herramientas utilizadas y cerrar los armarios. En caso de encontrar algún armario, máquina o herramienta en mal estado, sucia o desordenada indícalo al profesor, en cualquier caso hay que dejarla ordenada y limpia, es una actitud que favorece la tendencia hacia el orden.

TAQUILLAS.

Cada alumno dispone de una taquilla.  El alumno será responsable del buen uso y conservación. Para cerrarlas se utilizarán candados y la responsabilidad de la custodia de la llave es exclusiva del alumno.

AULAS.

Las aulas tecnológicas se limpian periódicamente por el personal de limpieza, A pesar de ello los alumnos después de cada módulo  han de dejarlas ordenadas y limpias.

RESIDUOS.

Durante el desarrollo de las prácticas se generan dos tipos de residuos, ordinarios y peligrosos.

Son residuos ordinarios, la basura, los vidrios, la chatarra férrea, el aluminio y el papel, los contenedores específicos de cada residuo se encuentran en diferentes lugares de los talleres.

Son residuos peligrosos, los aceites, taladrinas, filtros, trapos sucios de aceite, disolventes,  discos y lijas. Los contenedores específicos de cada residuo se encuentran en el punto limpio.

MANTENIMIENTO.

Las máquinas y herramientas del taller requieren un mantenimiento periódico del que se encargan los profesores. En ocasiones se requerirá la ayuda de los alumnos.